La textura como piel

captura-de-pantalla-2016-11-06-a-las-11-29-19

Según Aristóteles, toda entidad se compone de materia y forma. La forma es aquello que determina y precisa la materia de la que está formada un objeto o prenda determinada, y siempre debe entenderse en relación con la materia.

Con esto podríamos decir que la forma es la configuración exterior de las cosas, la apariencia y estructura que percibimos a través de los sentidos.

Dentro de las características visuales del entorno (forma, tamaño, color, textura, etc.), la forma ocupa un lugar privilegiado, ya que nos permite reconocer los objetos y seres del entorno, y distinguir unos de otros.

Si analizamos una forma cualquiera, podemos diferenciar sus propiedades táctiles. El concepto de textura se define como la calidad superficial que tienen los materiales. El término proviene del latín textūra, y la primera definición hace referencia al significado de tejido, a la manera en que están colocados y dispuestos los hilos en una tela, pero además proviene de una raíz indoeuropea teks, que significa fabricar, asamblar.

La textura aporta al diseño una mirada, una sensación o una superficie, encontrándonos con gran variedad en el entorno que nos rodea, permitiendo crear una adaptación personalizada de la realidad, añadiendo dimensión y riqueza al diseño. Por lo tanto, se denomina así no solo a la apariencia externa de la estructura de los materiales, sino al tratamiento que puede darse a una superficie a través de los mismos.

Cuando una imagen o una línea del tipo que sea, se repite muchas veces, acaba creando una textura visual. Pero también puede ser táctil, cuando presenta diferencias que responden al tacto y a la visión, llegando a ser: rugosa, áspera, suave, etc. La textura es expresiva, significativa y trasmite reacciones variables en el espectador. Aquellas que son creadas por los artistas y diseñadores llevan la materia a un nivel superior del que la propia textura tiene, para aumentar el grado de comunicación visual de la obra o del diseño.

Como nos hemos referido anteriormente, la textura es la apariencia de una superficie que funciona como un elemento plástico y que puede enriquecer la expresividad de un plano o puede constituir parte del elemento configurador de una composición, así como puede formar parte de los elementos constructivos del lenguaje visual. De esta manera la textura de los objetos o prendas influye en los sentidos del ser humano y crea una corriente de atracción o rechazo según sus características, así como unas impresiones visuales y táctiles de variados efectos.

Una superficie de textura lisa y uniforme produce una sensación visual estética concreta, así como una textura rugosa, irregular y de diferentes colores puede producir un mayor efecto de movimiento visual. Las texturas táctiles toman un importante protagonismo, haciéndose casi imprescindibles en todas las modalidades del diseño: industrial, de producto, gráfico, interiores, moda, textil.

La creación de texturas en el diseño tiene dos papeles destacados: uno funcional y otro estético. El material y las texturas de cada objeto deben ser adecuados a la función práctica que tienen que desempeñar, independientemente que posean un efecto expresivo. Se piensan y diseñan para conseguir resaltar la forma de los objetos y prendas y hacerlos tan atractivos como sea posible.

En diseño de moda algunos diseñadores deciden primero los tejidos y después trabajan sus diseños a partir de éstos; otros sin embargo, tienen muy clara su colección y buscan con insistencia hasta encontrar el tejido que han visualizado en su diseño. Partiendo de esta primera premisa en la que los diseñadores comienzan a crear a partir del textil, pretendemos que abras tu mente, desarrolles tu maravillosa creatividad, olvides prejuicios asentados, rompas con las normas preestablecidas, dejes volar tu imaginación e intentes visualizar tus propios diseños, pensando en las características que los definen, en la respuesta de estos cuando se les infiere movimiento, en el comportamiento del textil por sí mismo, en su caída, en el color, el brillo o lo que deseas que transmita tu prenda cuando el cuerpo la ocupe, los efectos que genera al caminar…, pero sin perder el concepto de donde partió tu idea, de la textura que creaste para tal efecto.

Anuncios

3 thoughts on “La textura como piel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s